Autoexamen

El autoexamen es una práctica visual y manual para explorar las mamas y monitorear su salud.

Busca las señales en 2 pasos:

  1. Colócate frente al espejo, manteniendo tus brazos a los costados y obsérvalas detenidamente. No debe haber anomalías.
  2. En la regadera o recostada boca arriba alza y dobla tu brazo derecho por detrás de la cabeza, y con las yemas de tus dedos de tu mano izquierda toca tu mama derecha con movimientos que vayan de la parte externa hacia el pezón, después cambia de lado. No debe haber anomalías.

Si hay anomalías, acude a tu médico inmediatamente.

Presencia de una masa indolora en la glándula mamaria.
Cambios de temperatura en la piel en la mama.
Secreción anormal de color blanco, café, cremoso o sangre por el pezón.
Cambios de textura en la piel, heridas o inflamación. Que una de las mamas se vea distinta a la otra.
Punzadas, agrietamiento, irritación o hundimiento del pezón.

Ayuda a salvar vidas