El diagnóstico

-“Lo lamento, el resultado de su biopsia arroja un carcinoma shalala… es decir, usted tiene cáncer de mama. En una sesión conjunta, nuestros equipo de oncólogos expertos y especialistas de diferentes disciplinas, decidirán cuál es la mejor manera de iniciar su tratamiento después de un análisis de su caso.”-
¡Shock!

No es que tu médico sea insensible o inhumano, solo tiene una formación científica y tiene un lenguaje técnico, y es su manera profesional de comunicarte tu diagnóstico.

Entrar en pánico o sentir una profunda tristeza, es perfectamente normal y tiene sentido. Por mucho tiempo el cáncer ha estado asociado con la muerte, pero hoy la investigación científica y tecnológica han cambiado el panorama.

Cuando sentimos miedo, tendemos a paralizarnos, y para protegernos, nuestra mente niega la noticia. Aparece también la incertidumbre y es normal que te preguntes: ¿Es posible que haya un error en mis resultados? ¿Se habrán equivocado de paciente? Cuando el miedo es aún más profundo, quizá pienses que el médico no sabe, o que es imposible tu diagnóstico porque tú te sientes perfectamente bien, quizá también te cuestiones: ¿Por qué debería creerle al médico? Y es que precisamente, una de las particularidades en el cáncer de mama es que el tumor en las primeras fases, no se siente y no duele, contrario a como crecimos experimentando la mayoría de las enfermedades, con síntomas, molestias y dolor.

 

También aprendimos a ponerle una causa moral a las enfermedades. Si te resfrías, es tu culpa porque hacía frío y no usaste suéter, si te duele el estómago, es tu culpa porque preferiste comer chatarra en lugar de las verduras. Y lo cierto es que las cosas simplemente tienen causas y efectos.

Del cáncer de mama, aún se desconoce la causa, pero se conocen sus efectos. Por lo tanto, pensar que el cáncer “te dio” porque no te cuidaste, porque no comiste sanamente, porque te diste un golpe, porque hacías muchos corajes o porque te estresabas demasiado, además de incorrecto, es inútil, porque sentirte culpable no hará que la enfermedad desaparezca.

Médicamente hablando, el cáncer es el desarrollo de células anormales en una parte del cuerpo, que si no son controladas, pueden infiltrarse a otras zonas. De ahí la importancia de la detección oportuna del cáncer de mama.

 

Si a pesar de todo no puedes dejar de sentirte culpable, entonces perdónate, cambia el chip, y comienza tu tratamiento con la certeza de que la ciencia ha avanzado lo suficiente para poder curarte. Tan solo echa un vistazo a tu alrededor cuando acudas a tus consultas, verás pacientes recién diagnosticadas, otras en el proceso y otras que ya son supervivientes.

Debes saber que no eres la única, y más importante aún, que no estás sola. Estamos contigo.